Polo Democrático Alternativo

Colombianos en el Exterior

POLOMOSCA

DIATRIBA CONTRA EL RÉGIMEN, DEFENSA DE LOS DEFENSORES

Nos dirigimos desde fuera del país a la comunidad internacional. Queremos poner de presente, ante ella, la angustiosa situación por la que atraviesan millones de colombianos que todavía viven en Colombia.

Este “todavía” no es una arbitrariedad. Por fuera del territorio hay seis millones de colombianos, que constituyen el 15 por ciento de la población total del país. Ese porcentaje es uno de los más altos del mundo.

No dudamos en calificar al régimen que dice gobernarnos como una dictadura. Sabemos que manipula con éxito la información para dar la apariencia de ser una democracia.

En Colombia no tenemos una democracia. Lo que tenemos es el gobierno de un mínimo grupo de familias y de individuos, que se atornillan al poder mediante la violencia y el miedo. Todos conocemos con nombre propio a esas familias y a esos individuos.

Dicho grupo jamás ha contado con ningún apoyo popular. En las últimas elecciones, que presentó como “un triunfo arrollador” de su candidato, este último obtuvo menos del 50 por ciento de la votación posible en el país. Si ese es el triunfo, ¿qué cosa es la derrota?

Los asesinatos políticos, las desapariciones forzadas, los atentados criminales contra el sindicalismo, contra los territorios y los dirigentes indígenas, contra las organizaciones populares, las agresiones contra la diferencia, los delitos persistentes contra la libertad de expresión y de pensamiento, el señalamiento de cualquiera que se atreva a cuestionar el statu quo como terrorista o subversivo, indican que en Colombia los espacios para la acción política no son mínimos: son nulos.

Pero las ficciones que vivimos son complejas. En el exterior se piensa que hay una oposición y se la encarna en el candidato que obtuvo 3 millones y medio de votos en las elecciones presidenciales. Pues bien, esa no es la oposición. Esa es, tal vez, una opción, posiblemente respetable, pero sólo eso: una opción.

La oposición se ha concentrado en el Polo Democrático Alternativo. Dentro de esa oposición, el Polo Mosca marca una diferencia. Tenemos que lograr que esa oposición y esa diferencia sean vigorosas.

Al mundo le importa muy poco lo que ocurre en Colombia. Gobiernos como los del señor Zapatero, en España, el señor Harper, en Canadá, la señora Merkel, en Alemania, y el señor Cameron, en Gran Bretaña, son cómplices de lo que ocurre en el país. Y son cómplices con los ojos abiertos.
La señora Merkel, por ejemplo, le entregó recientemente a la policia (¡a la corrupta y perversa policía de Colombia!), laboratorios para que adelanten sus investigaciones. ¿Saben los alemanes de qué investigaciones se habla cuando las adelanta la policía de Colombia?

Cuando se hacen reconocimientos internacionales a la política de despojo y de terror que impera en el país, sabemos que en ellos lo que prima es la necesidad de hacer negocios. Esos negocios tienen nombre propio: se llaman Tratados de Libre Comercio. En varios países están en lista de espera para ser aprobados, dejando de lado la exigencia del respeto a los derechos humanos.

La refrendación de esos acuerdos dará luz verde al régimen, para que entre a saco en el derecho a la vida, la honra y los bienes de los colombianos.

Pero sobra decirlo: el gobierno se entrega con las manos atadas a los más sórdidos intereses económicos internacionales, porque necesita de ese tipo de apoyos.

Vemos con angustia la forma como se conceden licencias de exploración y explotación mineras en territorios que forman parte de las reservas naturales. Al ritmo que avanza esa entrega, Colombia se habrá convertido en un desierto en el curso de pocas décadas.

Qué contraste con el de otros países, otros gobiernos y otros dirigentes. En Colombia ese tipo de políticas no se conocen.

Cuando el presidente Correa declara que la exploración del petróleo del Ecuador es de las compañías, pero que la explotación corresponde a los ecuatorianos, sabemos lo que es un gobierno. El gobierno de Colombia se limita a hacer lo que le demandan intereses que no son los nuestros.

Nadie lo sabe, a nadie le interesa, pero en Colombia se consolida la ficción de una democracia a través del empleo perverso de los recursos del estado.

Un alto porcentaje del resultado electoral que favoreció a los criminales de siempre, se obtuvo a partir de las limosnas que el gobierno le entregó a quienes fueron despojados de todo por el mismo gobierno y por sus esbirros.

La manipulación es perversa. Se despoja a las comunidades de lo que les pertenece, para montar industrias agrícolas y mineras que se ponen en manos de potentados, nacionales o internacionales, cercanos al régimen, y una vez esas comunidades están acorraladas en los cinturones de miseria de las grandes ciudades, se les devuelve una mínima parte de lo que les pertenece a través de limosnas con las que compran su voto para las elecciones. Así, las víctimas terminan votando por los victimarios. Y, es más, dándoles las gracias.

No podemos permitir que continúe este estado de cosas. Nuestra tarea como voceros de los colombianos que están en el exilio por razones económicas o políticas, es la de tratar de mostrarle a la comunidad internacional cuál es la situación real que se vive en Colombia.

Para poner un solo ejemplo del carácter criminal del régimen, basta decir que la juez que condenó a 30 años de cárcel al autor de la desaparición, tortura y muerte de once personas inocentes en la toma del Palacio de Justicia en 1985, tuvo que huir del país con su familia por amenazas de grupos cercanos al ejército nacional.

Ahora mismo, ante la condena proferida por la Corte Internacional de Derechos Humanos contra el estado por el asesinato del senador Manuel Cepeda, se han recrudecido los señalamientos contra las organizaciones cívicas y las personas que llevan la vocería de quienes no se resignan a vivir de rodillas y a ser despojados.

Con esos señalamientos no sólo se amenaza a las personas. Con ellos se logra un resultado tremendamente peligroso: que el paramilitarismo y el narcotráfico comiencen a ser considerados, dentro del inconsciente colectivo, como partes estructurales del sistema. En este momento lo son, es verdad. Pero no tienen por qué serlo. Ese sinsentido forma parte de aquello contra lo que estamos luchando.

Una de esas organizaciones de investigación, denuncia y reivindicación es la del “Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado”, que dirige Iván Cepeda, hijo de Manuel Cepeda y, como tal, alguien que ha padecido en carne propia la violencia instaurada por el régimen.

Iván Cepeda acaba de ser electo como representante al Congreso de Colombia. A través suyo, es posible que el país comience a recuperar la voz que ha venido perdiendo en forma paulatina.

Pero el sistema no descuida ninguno de los frentes que considera “de guerra”. Para eso tiene áulicos y tiene voceros.

Andrés Felipe Arias y José Obdulio Gaviria son áulicos y son voceros. No sobra anotar que ahora mismo han sido llamados a rendir indagatoria por el manejo abusivo de las herramientas de poder que tuvieron a su cuidado.

Ante la sentencia condenatoria de la CIDH (que comienza a ser burlada), esas dos personas han señalado a Iván Cepeda como cercano a la guerrilla de las FARC. En Colombia, ese señalamiento equivale a una sentencia de muerte.

Queremos denunciar ese hecho ante la comunidad de las naciones. Si a Iván Cepeda le llegase a ocurrir lo que habitualmente ocurre en Colombia con quienes no se prestan a ser cómplices del sistema, será ese sistema, ese régimen, ese gobierno y esos voceros quienes deberán asumir la responsabilidad de lo que ocurra.

Esperamos que Iván Cepeda pueda seguir su labor intelectual y política sin sufrir nuevas amenazas ni nuevos señalamientos.

Firmamos este comunicado en Boston. Somos un colectivo que reúne a cientos de personas regadas en una enorme cantidad de ciudades. Así, el origen de nuestros boletines irá de una a otra, según sea el grupo que haya puesto en marcha la idea que se desarrollo en cada uno de ellos.

Boston, julio 8 de 2010


http://www.polomosca.com/

Anuncios

Declaración de PoloMosca

POLO DEMOCRÁTICO ALTERNATIVO

COLOMBIANOS EN EL EXTERIOR

POLOMOSCA

De acuerdo con el resultado electoral del pasado 14 de marzo, nuestra voz es la de millones de colombianos que vivimos en el exterior, forzados a ello por circunstancias económicas o políticas. No todos se manifestaron en las urnas, claro está, pero a partir de su desplazamiento es posible creer que en su gran mayoría no están de acuerdo con la forma como Álvaro Uribe y su grupo manejan los asuntos del país.

Sigue leyendo

Carta pública a Gustavo Petro

Carta pública a Gustavo Petro.

Frank David Bedoya Muñoz, historiador.

Medellín, 5 de julio de 2010.

Todavía recuerdo la noche que me quedé hasta las tres de la mañana en la sala de audiovisuales del colegio donde trabaja como profesor, —para ese entonces yo había decido no tener televisor—, y no me quería perder el magistral debate, que usted realizaba ese día sobre el paramilitarismo en Antioquia, que transmitieron por el canal del Congreso y que se alargó hasta esas horas.

Como el colegio quedaba en una vereda, zona rural del municipio de la Estrella – Antioquia, tuve que salir a las tres y media de la madrugada y caminar muchas cuadras en medio de la oscuridad, corriendo el riesgo de ser asesinado por ese mismo paramilitarismo, que usted mismo con tanta vehemencia, había acabado de denunciar unas horas antes. Pero ni la oscuridad, ni el miedo a la violencia que aún padecemos, me preocupó; por el contrario, iba caminando eufórico y orgulloso, de que existiera un Senador como usted.

Después de ese debate, pasaron muchas cosas, y usted empezó a asumir unas posturas muy difusas, y comenzó usted a alejarse de la izquierda, con el prurito aquel de buscar una izquierda “renovada”, aquella que tanto gusta a la derecha.

Una postura de esas no era nueva en la construcción de la izquierda, cuántos de izquierda, por esa vía no han terminado en la derecha. Así que simplemente, me definí antipetrista, por decirlo de alguna manera. Pero hace poco, ocurrió algo que no me dejo tranquilo, y por esto decidí escribirle esta carta. ¿Será posible que usted la lea completa y la tome en cuenta?

Ocurrió que vi, en la prensa, una foto suya, sonriente y dándole la mano a Juan Manuel Santos. Para mí, esto fue una traición suya, al pueblo que lucha, al pueblo de izquierda y un traición a su digno y corajudo pasado. Yo no lograba entender, cómo el hombre valiente que denunció la mafia y paramilitarismo unos años antes, ahora, saliera sonriente, en una foto estrechando la  mano, del actual represente de ese mismo poder fascista mafioso y criminal.

Yo no creo, que usted, vaya detrás de un puesto, un ministerio o alguna embajada. Yo creo que usted, le coquetea al régimen actual, que usted mismo ha criticado tanto, por simple vanidad. Sí, vanidad, narcisismo. Por eso mismo, usted se prestó para ayudarle a la derecha, a sacar de la contienda electoral a Carlos Gaviria. Si no fuera vanidad, sería ingenuidad, y yo no creo que usted sea ingenuo. ¿En verdad, cree usted que los poderes mafiosos de la derecha, van a hacer una alianza con usted, para devolverles la tierra a los pobres? ¿En verdad, creía usted que los monopolios de la tierra y del capital iban a hacer una alianza con usted, para rectificar la inequidad? Yo no creo, le repito, que haya sido ingenuidad suya, sino la vanidad de que ser usted, el salvador, el elegido, así eso significara, pasar por encima de los principios del PDA que con tanto esfuerzo hemos construido.

En la consulta interna del PDA para elegir el candidato a la presidencia, cometimos un error, hacerla abierta y no cerrada para los militantes de izquierda (así fuéramos pocos, así fuéramos una minoría, seguimos siendo la minoría, pero la minoría de la decencia). Usted sabe, y todos supimos, que la derecha salió a votar por usted en esa consulta… no porque fueran a votar por usted después en las elecciones presidenciales, sino para sacar de la contienda a Carlos Gaviria. Yo fui testigo de viejos godos conservadores, que ese día salieron a votar por usted, para que perdiera el programa de izquierda del PDA.

Luego, sin muchos ánimos y por disciplina de partido, salimos los hombres y mujeres de izquierda a votar por usted en las pasadas elecciones presidenciales, (y valga mencionar que muchos de sus seguidores en la consulta interna, después se pasarían a las filas del Mockus.) ¿Y que pasó?…. ese día, la derecha que había votado por usted en la consulta interna de los partidos, simplemente salió a votar por su candidato Santos.

Yo sé, que en Colombia, los hombres y mujeres de izquierda somos muy pocos, y nos hemos equivocado mucho… Bueno, también nos han asesinado sistemáticamente desde hace muchas décadas. Pero, lo único que nos queda, ese esta colectividad de IZQUIERDA; este partido, para hacer oposición con dignidad y para plantear opciones distintas a la sinvergüencería que hoy predomina, y que sin pudor alguno, hoy están nombrado  como “Unidad nacional.”

Gustavo Petro, usted no me conoce, pero hoy quiero decirle, que un día lo admiré, pero hoy ya no… desde hace mucho tiempo no… por sus coqueteos a la derecha… y mucho menos por esa foto tan lamentable.

Yo le sugiero hoy, le ruego, que renuncié al PDA, vaya y funde su partido multicolor de centro izquierda o centro derecha o centro centro. Usted en su cuenta de Facebook, ahora dice: “La nación por encima de los partidos y las mezquindades. Dialogo Nacional por las victimas, tierra para los campesinos y agua para la vida.” ¿En verdad cree usted que con una figura tan siniestra y oligarca como Juan Manuel Santos, se puede dialogar, y más aún esperar, que éste representante del latifundio y los monopolios, le vaya a restituir algún pedazo de tierra a un campesino? En fin…..crea usted en eso, pero no pretenda hacer este “dialogo” con el nombre del PDA.

Déjenos a nosotros con nuestra izquierda radical, de la cuál estamos tan orgullosos. Seremos pocos… sí… Nos hemos equivocado mucho… sí…. pero no nos vamos a tomar fotos con nuestros enemigos y a creerles carajadas, como aquellas de que nos van a dar un “lugar” en su “democracia”, sin pedirnos que renunciemos a nuestros principios.

Somos pocos…. lo sabemos. La mayoría en Colombia hoy día esta con la derecha, y precisamente, el no hacer parte de esta mayoría, es nuestro mayor honor. Somos pocos, pero estamos de pie, resistiendo y diciendo que si el PDA no es de izquierda, nada será.


Frank David Bedoya Muñoz.

Historiador.

Medellín, 5 de julio de 2010

Comunicado del PDA

Lunes 14 de junio de 2010

El Polo Democrático Alternativo se une al regocijo nacional por la liberación del general Luis Herlindo Mendieta Ovalle, el coronel Enrique Murillo, el sargento Areby Delgado Argote y el coronel William Donato, en operación ejecutada sin bajas por la fuerza pública. “Hacemos llegar nuestros sentimientos solidarios a los rescatados y sus familias así como a la Policía” aseveró la Presidenta del Polo, Clara López Obregón.

El Polo continuará aunando sus esfuerzos con quienes han trabajado por la liberación de todos los secuestrados en manos de las Farc “a quienes hacemos un llamado a que los pongan en libertad sin más dilación” afirmó Clara López.

Fotografia tomada www.radiosantafe.com

Recomendaciones del Comité Ejecutivo Nacional

ACCION DELIBERATIVA

Para convertir en acción nuestra orientación de no votar, queremos proponerles las siguientes iniciativas:

1. La respectiva coordinadora departamental, municipal o local debe hacer una declaración pública para ser divulgada en los principales medios de comunicación llamando a los ciudadanos y ciudadanas, trabajadores y trabajadoras abstener de votar el día 20 de junio.

2. Deben citarse asambleas de los militantes, simpatizantes y amigos para informar y deliberar sobre la decisión del Comité Ejecutivo Nacional llamando a la abstención.

3. Nuestros compañeros deben promover asambleas en los sindicatos, barrios y veredas, universidades, colegios para informar y deliberar sobre la orientación del C. E. N.

4. Proponemos organizar grupos de compañeros y compañeras en forma de Ola Amarilla que recorran los principales sitios de concentración ciudadana para hacer conocer y promover nuestra posición de no votar

5. Debemos proceder a hacer brigadas de llamadas telefónicas, mensajes electrónicos y participación en redes sociales para comunicarnos con el mayor número de personas y hacerles conocer nuestra propuesta y planteamientos.

6. Donde sea posible y permitido, necesitamos estampar murales que digan creativamente por qué no votamos. NO HAY POR QUIEN VOTAR.

7. Necesitamos aprovechar las movilizaciones a favor de la abstención para conformar núcleos del Polo en preparación a las tareas que se avecinan en materia de elecciones locales.

8. La consigna de no votar debe promoverse activamente pero sin agresión de ninguna clase. Todo lo contrario. Debemos dejar nuevos nexos y buenas relaciones con todos quienes entremos en contacto. Los votantes Verdes son nuestros más cercanos y potenciales amigos. Debemos proceder con el máximo respeto.

9. Todas las actividades que se desarrollen en función de esta directriz deben ser informadas a la Presidencia y Coordinación del partido para ser divulgadas a través de nuestra página www.polodemocratico.net

10. Por favor mantener contacto directo y a través de la página web para el direccionamiento e información de la campaña.

No hay tiempo que perder

Gustavo Petro

Gustavo Petro, candidato único del PDA 2010

Por una vez en la vida no estoy de acuerdo con el admirable senador Robledo.

Por una vez en la vida no estoy de acuerdo con mi querido amigo y maestro Carlos Gaviria.

No me interpreten mal: comparto lo que dicen. Mockus es neoliberal. Pero no comparto que lo digan justamente ahora, a coro con Petro y sin más que eso: es neoliberal.

¿Saben los electores sencillos, de la calle, qué es ser “neoliberal”? ¿No deberíamos comenzar por explicar, con lenguaje simple y pedagógico, qué es eso y por qué es malo ser “eso”?

Sigue leyendo

Carta Abierta de Carlos Gaviria

CARTA DE CARLOS GAVIRIA A LA MILITANCIA DEL POLO

Carlos Gaviria Díaz
Bogotá, octubre 14 de 2009

Queridas compañeras y compañeros:

Les envío un saludo muy cordial, un abrazo solidario y les expreso mi profundo agradecimiento a todas las personas y organizaciones que respaldaron nuestra propuesta política en la consulta del PDA para la elección de su candidato a las próximas elecciones presidenciales.

El veredicto popular nos fue adverso y como demócratas, respetuosos de las reglas de juego, tenemos la obligación de reconocer el triunfo del doctor Gustavo Petro y apoyar su candidatura, en el marco de los Estatutos del Partido, del Ideario de Unidad y de las directrices programáticas acordadas por las instancias competentes de nuestra organización política.

Las divergencias, que mantuvieron viva la controversia durante la campaña, no pueden ser óbice para el apoyo decidido y entusiasta a quien ha recibido el respaldo de los electores como candidato único.

El debate interno, que enriquece nuestro proyecto debe continuar sin perder de vista, en ningún momento, que sólo la consolidación de la unidad nos permite afirmarnos como opción real de poder.

Desde mi nuevo estatus, de simple militante, reitero mi plena solidaridad con el Partido y mi propósito indeclinable de seguirlo acompañando en su destino futuro, que tiene que ser cada vez más promisorio en función de nuestra meta: la construcción de una Colombia en paz y democrática, recogido certeramente en nuestro eslogan: .Por un país decente..

CARLOS GAVIRIA DIAZ